Séptimo día: El sábado

Dios descansó de toda su obra. Bendijo el séptimo día y lo santificó, porque en él descansó de toda la obra creadora. (Leer Génesis 2:1-3).

 

¿Qué es el sábado?

El sábado sigue siendo el séptimo día de la semana, aunque el diccionario de la RAE ha modificado su definición, justificándose en el uso de muchos hablantes del español contemporáneo, a pesar que etimológicamente está claro que su significado literal en hebreo y el resto de las lenguas significa “descanso”. Además, el último día de la semana de la creación Dios determinó un cese de las actividades semanales, y además separó este espacio temporal para consagrarlo a la comunión y el compañerismo especial con sus criaturas.

 

¿Qué significa en la Biblia?

Contrariamente a lo que algunos suponen, el sábado (shabát) no es exclusivo del pueblo hebreo o judío. Dios separó el séptimo día antes de que existiesen los judíos como nación. En este sentido, es una señal para cualquier ser humano, que reconoce en Dios a su creador. Además, la Biblia coloca al sábado en el centro de un conflicto por la verdadera adoración. El sábado es el cuarto mandamiento de una ley inmutable, y el ser humano no tiene derecho a cambiar los tiempos o las leyes establecidas por Dios.

 

Reflexión

El día de reposo o descanso funciona como un sello divino que identifica al autor de la creación. Todo ser humano que reconoce y respeta el sábado para cesar sus actividades cotidianas y lo consagra a la comunión especial con el Creador, recibe también las bendiciones prometidas por Dios. En un mundo donde el consumismo y la explotación de los recursos pareciera no tener descanso, el sábado cobra cada vez mayor relevancia como el sello que identifica a los que creen en el origen divino del mundo y el ser humano.

Recursos

Presentaciones

Material de lectura

Historias infantiles

Enlaces

Redes sociales

Sermones

Blog

Videos