Segundo día: Cielos

Dios crea el firmamento y separa las aguas de arriba y las de abajo. Llama “cielos” al firmamento (leer Génesis 1:6-8).

 

¿Qué son los cielos?

Es curioso rastrear el origen de la palabra “firmamento”. En tiempos pasados, los científicos creían que las estrellas estaban fijas en la bóveda celeste, por lo que se llamó firmamento a este conjunto “firme” de astros. Sin embargo, hoy sabemos que el movimiento de los planetas y las estrellas está sujeto a determinadas leyes físicas. En el segundo día, Dios separó las aguas y creó una expansión (ver Génesis 1:6-8 en versiones comparadas). Probablemente, el ciclo del agua haya sido establecido ese día, junto con lo que hoy conocemos como atmósfera. Dios estaba preparando paso a paso el planeta para que pudiese sustentar la vida.

 

¿Qué significan los cielos en la Biblia?

El cielo es la morada de Dios. Es más, en lenguaje poético, el sabio expresa que ni aún los cielos de los cielos pueden contener a Dios (leer 2 Crónicas 2:6). Hoy conocemos que la inmensidad del universo tiende a ser infinita. El más poderoso telescopio puede penetrar muy poco en la profundidad de los cielos y, con todo, no es capaz de revelar quiénes habitan en este vasto universo. Sin embargo, la Biblia es clara en cuanto a la existencia de los seres celestiales (leer Colosenses 1:16). Los cielos simbolizan una especie de cuarta dimensión, aquella en la que habitan y se mueven los seres celestiales.

 

Reflexión

Somos terrícolas, es decir, habitamos este planeta, nuestro hogar. Sin embargo, tenemos ansias de explorar el universo y emprender un viaje indefinido por el espacio. Al menos, ese ha sido el argumento de obras literarias y poéticas. Pero la Biblia nos presenta los planes de Dios: él desea que seamos verdaderos ciudadanos universales. Así como separó las aguas de abajo y las de arriba en el principio, en el fin de la historia “todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras” (leer Mateo 25:32). Cuando Jesús regrese recibiremos el pasaporte que nos permitirá transitar por el vasto universo y conocer las maravillas que ahora solamente podemos imaginar.

Recursos

Presentaciones

Material de lectura

Historias infantiles

Enlaces

Redes sociales

Sermones

Blog

Videos