Primer día: Luz

Dios creó la luz y la separó de la oscuridad. Llamó a la luz “día” y a la oscuridad “noche”. (Leer Génesis 1:3-5).

 

¿Qué es la luz?

Esa es una pregunta difícil de responder. Dejamos que los científicos intenten sus teorías: algunos dicen que es una onda, otros afirman que es un corpúsculo. Una vez más, solamente tenemos teorías. Tampoco sabemos mucho acerca de la naturaleza de Dios. La Biblia lo describe como un ser luminoso y glorioso; quizás por eso la haya creado en primer lugar, para disipar las tinieblas y comenzar a ordenar su creación. Aunque no podamos explicar claramente qué es, todos nos beneficiamos con ella.

 

¿Qué significa la luz en la Biblia?

En la Palabra de Dios, se opone a la oscuridad. Simboliza la presencia de Dios, la verdad y la vida. El día y la noche forman parte de esa misma oposición. A los hijos de Dios se los llama hijos de ella y del día (comparar con 1 Tesalonicenses 5:5), mientras que a los enemigos de Dios se los describe siempre actuando en la oscuridad. Es esencial para desarrollar la vida, por eso fue el comienzo de la creación divina. Muchas veces damos por sentado que existe, pero no siempre fue así.

 

Reflexión

Así como Dios no iba a crear las cosas del mundo en plena oscuridad, se nos invita a trabajar “mientras sea de día” (leer Juan 9:4). Además, se nos anima a buscar siempre el camino iluminado, para que no tropecemos o caigamos en las tentaciones del mal (leer Juan 11:10). Al recordar el primer día de la creación, tengamos en cuenta que el más tenue rayo puede disipar una densa oscuridad. Dejemos que Dios resplandezca en nuestro corazón.

Recursos

Presentaciones

Material de lectura

Historias infantiles

Enlaces

Redes sociales

Sermones

Blog

Videos