Ilustración

Un grupo de científicos llegó a la conclusión de que los seres humanos ya no necesitaban más de Dios. Por lo tanto, nombraron un delegado para comunicárselo. El científico dijo: “Dios, hemos concluido que ya no te necesitamos, porque llegamos al punto de que podemos concebir la vida en un tubo de ensayo e incluso podemos clonar a la gente. Estamos tan avanzados tecnológicamente que podemos hacer muchas cosas que en algún momento habrían sido consideradas verdaderos milagros. Así que solicitamos formalmente que nos dejes este mundo en nuestras manos.”

Dios escuchó con paciencia hasta que el vocero terminó de hablar. Con un tono amable en su voz, dijo: “Muy bien, pero primero, ¿por qué no organizamos un concurso para crear seres humanos?”  Esto pareció una buena idea al científico, y aceptó. Entonces, Dios dijo: “Muy bien, haremos como hice a Adán en el jardín”. El hombre, seguro de sí mismo, dijo: “Eso no será ningún problema”. Tomó un puñado de tierra, que contenía todos los elementos básicos de la vida. Pero Dios lo miró y le dijo: “Creo que no entendiste. Tienes que obtener tu propia tierra primero”.

 

Bosquejo

  1. Ilustración
  2. Comentario de Génesis 1:1
    1. En el principio
    2. En el principio… Dios
    3. En el principio… creó
    4. En el principio… los cielos y la tierra.
  3. Conclusión

Descargar sermón para imprimir.